Ella

Ella llegó a esti mundiu cuando los árboles taben despertándose del so dulce descansu ivernal. Los raitanes y los malvises, animaos polos cada vez más intensos rayos de sol, llenaben de gayola les mañanes colos sos cantares de cortexu. La naturaleza entama un nuevu ciclu de vida. L’estruendu de la metralla, y los glayíos de sufrimientu taben dexando de sentise, anque dacuando tovía había díes grises nel entornu, y les griesques podíen sentise a varios kilómetros de distancia. Lo que taba por llegar nun paecía esperanzador, pero la ida nun yera una eleición n’aquella época. Yera una dura prueba qu’había que superar ca minutu tolos díes.

Los sos primeros años de vida fueron dafechu instructivos, nel que los xuegos y les vivencies infantiles yeren más bien ocasionales. Primero entamó la so formación reglada, p’aprender los básico que necesitaba pa la vida, ye dicir, a lleer, escribir y facer cálculos cenciellos. La siguiente fase, y la más importante, la formación non reglada, na que la primer leición yera mantenese al marxen de tolo que taba socediendo na redolada. Ella debía ser “políticamente correcta”. Ella formose como economista, contable, maestra, enfermera, cocinera, comercial, esperta en loxística, diseñadora de moda, ganadera, ecóloga, agricultora, xestora de residuos, inxeniera forestal,…, Ensin llegar a consiguir nengún título sabía más que cualisquier universitariu, porque yeren leiciones que’l llaboratoriu de la vida y la escuela del tiempu-y enseñaren. Ensín llugar a duldes, la so formación más esixente y complexa foi la de muyer y madre, porque esi debía ser el so oxetivu principal. Años dempués emprendió el so primer trabayu en práctiques. La so xornada entamaba a les 6 de la mañana, atendiendo les necesidaes de los sos padres, güelos, hermanos o sobrinos. Ella debía tar mui atenta a toles necesidaes de caún de los miembros de la unidá familiar, pero tamién del curiáu de la casería. Ella siempre tuvo munchu trabayu, pero enxamás pudo tener un empléu, porque en tola so vida, hasta que quedó viuda, nun tuvo nengún ingresu económicu pol desendolcu de les sos xeres.

Y entós llegó él. N’aquella época la eleición d’un maríu yera un meru trámite, ocasionalmente impuestu por un entornu social atemorizáu de qu’ella “fuera quedase pa vestir santos”, y más cuando yes la última fía casadera de los tos 12 hermanos, y recae sobre ti la responsabilidá de velar pol curiáu de tos padres. La vida nun paecía que fuere camudar a meyor, sinon que diba faciéndose cada vegada más cuesta arriba. Como a la mayoría de los homes del valle, a él tocó-y la mina, y abandonar la economía campesina, lo que-yos podía asegurar unos escasos ingresos diarios, anque eso fuere a cambiu d’arriesgar la so vida tolos díes. Primero a Clavelina, lluéu a Les Abeyes, más tarde a Polio, y asina cambiando de “chamizu” sigún mandaba’l patrón. Ella desconocía si al final del día, cuando los últimos rayos de sol allumaben l’aldea, él diba tornar a casa. Porque n’aquel tiempu les entrañes de la tierra taben ferviendo, y munchos compañeros enxamás regresaben. De fechu, yá perdiera la cuenta de toles compañeres a les qu’echara un gabitu dalguna vegada na via. Soles, con dellos fíos, y ensín nengún tipu d’ingresu. Pero nun había tiempu d’esmolecese, porqu’ella asumió con resignación la xerencia del núcleu familiar y la casería. Ella yera una verdadera heroína, ensín capa nin antifaz, y a la que la hestoria nun va reconocer en nengún tiempu.

Ella primero foi fía, lluéu muyer, a continuación madre, más tarde güela, y, no cabero, viuda. Munchos títulos que foi teniendo a lo llargo la vida, pero, nin ella mesma, nin la sociedá, fueron quien a reconocela como “simplemente ella”. Ella nun sabe qué ye’l feminismu, nin les contribuciones de Simone de Beauvoir o Clara Campoamor a la hestoria de la emancipación de la muyer, a la so hestoria. Tampoco tien el menor interés en conocer toos estos detalles, y claramente nun-y importa. Nunca necesitó dir a manifestaciones, porque “eso nun va con ella”, pero los sos mensaxes de llibertad calaben alrodiu d’ella como l’orbayu fae que medren los cultivos con fuercia y vigor. Ella nunca sintió que coles sos pallabres, non solo taba cambiando’l so entornu, sinon que taba tresformando’l mundu. Del mismu mou, nenguna vegada intuyó que la so capacidá de supervivencia ante la adversidá foi una inspiración pa munches muyeres. Too un exemplu de llucha y superación.

Elles, lluchando en comunidá, conformaron una época exemplarizante de solidarida y xuntanza nel valle, porque la so batalla yera la mesma, y el so sofitu y comunidá yera clave pa salir alantre, xuntas, como compañeres y hermanes. Nun tuvieron nengún miéu, porque nun taben pensando nelles, sinon que simplemente suañaben con una vida meyor pa les que veníemos detrás. Pa que nosotres pudiéremos decidir y escoyer llibremente, y qu’eso pudiera aportanos un futuru meyor. Pa ser “simplemente nosotres”.

 

DSC_0059

 

Escritu en Turón el día 14 d’abril de 2017

Homenaxe a la muyer rural del Valle Turón. Porque “ella” nun ye una única muyer, sinon que sois toles muyeres que lluchastéis pol nuesu presente/futuru y la nuesa llibertá.

Abrir/Cerrar comentarios

Responder

El to email nun va ser publicáu. Los caxellos riquíos tán marcaes *

Puedes usar estos códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>