LA REVOLUCIÓN DEL MEDIU RURAL ENTAMA NA TO NEVERA

- ¡Qué pena! Tolos pueblos tan quedando ensín xente

- Si. Tienes tola razón. ¿Y qué crees que podemos facer pa evitalo?

- Pues nun sé. Esto ye llabor de los nuesos políticos, pero como nun se pongan les piles,… mal van dir les nueses zones rurales

- Pero dalgo podremos facer, ¿non? ¿Onde faes tú la compra, por exemplu?

- Pues normalmente voi mercar al Alituerka, o nel Cincafour, pero a vegaes tamién en Mercamuyer.

- Si, tienes razón. Nun podemos facer nada pol mediu rural que nos arrodia.

“Lo más revolucionario qu’hai ye tener un güertu”. Esta afirmación que persones como Vandana Shiva o Gustavo Duch lleven años reivindicando, reflexa perbién la situación que tenemos angüaño. Tamos delantre d’un escenariu nel que la población acude, con mayor frecuencia, a grandes superficies pa facer la compra del día. Esti tipu d’empreses tan siquiera comercialicen productu llocal o de temporada, y especulen col preciu de los alimentos, dexando a los productores, munches vegaes, arruinaos o malviviendo. Yo diría más lloñe con esta reflesión: “lo más revolucionario qu’hai ye consumir productos llocales”.

Esti post entamaba con una “hipotética conversación”, pero cada día más real y habitual. Siempre lleemos na prensa, reportaxes, documentales o nes nueses redes sociales, noticies sola agonía del mediu rural español. Los nuesos políticos siempre tan llanzando midíes pa da-y un puxu al sistema campesín español, anque siempre por mediu de sovenciones, y otru tipu aiciones que siguen esa mesma filosofía, y pa les que tan siquier contaron o s’aconceyaron cola población afectada. A mí prestaríame facer llabor d’investigación na nevera d’un representante políticu, sobre too, los que trabayen en mediuambiente y/o desarrollu rural. Deberíen ser les primeres persones en dar exemplu, n’echar un gabitu a los pequeños empresarios agroalimentarios pa que puedan vivir y trabayar nel so territoriu, asina como de la so profesión, porque los nuesos ganaderos, agricultores, abeyeros, queseros,…etc., son los auténticos caltenedores del paisaxe. La nevera o la despensa ye l’arma que tenemos toles persones pa facer la revolución. La nevera ye la ferramienta que podemos utiliar pa que pueda espoxigar el mediu rural.

La nevera o la despensa ye l’arma que tenemos toles persones pa facer la revolución. La nevera ye la ferramienta que podemos utiliar pa que pueda espoxigar el mediu rural.

¿Dalguna vegada te paraste a güeyar l’orixe de los alimentos? Últimamente ta mui de moda analizar si los productos que tamos consumiendo tienen aceite de palma, o otros ingredientes que nun favorecen a la nuesa salú. Esta técnica ta mui bien, yá que ye perimportante qu’entamemos a tar concienciaos so esta problemática perxudicial pa la salú y el mediuambiente, pero hai otres variables que son igual de graves. Por exemplu, mercamos pescáu, carne o frutes que vienen d’América o Asia, que lleguen al nuesu supermercáu al traviés de dellos intermediarios, y que tan mercaos al productor a precios mui baxos. Nun tenemos nengún tipu de garantía de calidá, nin seguridá alimentaria so estos productos. Nun tenemos nengún conocimientu sol procesu de producción, o los agrotósicos que s’utilizaron a lo llargo del so ciclu productivu, o pal so caltenimientu. Nel meyor de los casos, suponiendo qu’esi productu tien un sellu o certificáu ecolóxicu, ¿nun vamos pensar na güelga de carbonu que xeneró esi productu hasta llegar a la nuesa nevera? Ye como si esos detallinos fueren coses que nun nos esmolecen, y que val más nun pensar nello, o que nun nos paez que tenga importancia.

Si, amigxs, comprar productos direutamente al productor, o en tiendes de cercanía, de confianza, y qu’apuesten pol comerciu llocal ye un actu revolucionariu. Non necesariamente ye pagar más por un productu, nin tampoco ye evitar intermediarios p’aforrar perres, sinon que ye apostar y confiar en que’l productor tenga un preciu xustu, y que consiga una dignidá llaboral. Ye apostar por fixar población nel mediu rural y fomentar la producción de variedaes y races autóctones que s’alcuentren en peligru de desaniciu, y que, al mesmu tiempu, estes actividaes agroganaderes, beneficien a los ecosistemes, a los paisaxes, a la biodiversidá y a les persones que caltienen y conserven les nueses aldees. Dende un puntu vista egoísta del ser humanu, ye poder disfrutar de territorios vivos y curiaos nel nuesu tiempu llibre. Pero trátase tamién de saber lo que compramos y lo que comemos, de tener una seguridá alimentaria que mos certifique que nun tamos envelenándonos a nós mesmos, nin que tamos perxudicando’l planeta nel que vivimos, y que queremos dexar pa les xeneraciones venideres. Esti ye ún de los actos d’amor incondicional más noble, y de respetu al nuesu entornu más cercanu. Tamos impulsando una cadena de bona voluntá qu’entama nes nueses cases, onde les nueses neveres y despenses recuérdennos que gracies a les nueses pequeñes aiciones podemos llegar a facer grandes coses.

Tamos impulsando una cadena de bona voluntá qu’entama nes nueses cases, onde les nueses neveres y despenses recuérdennos que gracies a les nueses pequeñes aiciones podemos llegar a facer grandes coses.

IMG_3165

Abrir/Cerrar comentarios

Responder

El to email nun va ser publicáu. Los caxellos riquíos tán marcaes *

Puedes usar estos códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>