Feminismu rural

El 2017 foi’l gran añu de la muyer gracies a tol colectivu de muyeres que salimos a la cai pa reivindicar y lluchar escontra les grandes desigualdaes que sufrimos día tres día, y a un sistema que pretende reprimir los nuesos drechos. Glayamos como hermanes, que nun tenemos miéu al abusu, que queremos que s’acabe la discriminación, y que vamos destruyir esta sociedá heteropatriarcal que mos quier en silenciu.

Ensín dulda, cada día tamos viendo como más muyeres tan sumándose al activismu diario del movimientu feminista. Pero bien ye cierto qu’esti movimientu tien una mayor presencia nel ámbitu urbanu que nel mediu rural. N’España, cuasi un 80% de la población vive en ciudaes, polo que se percibe que la voz de les muyeres rurales nun ta teniendo la mesma presencia nos discursos de les reivindicaciones feministes. Les necesidaes y demandes de les muyeres que viven en grandes urbes nun son les mesmas que les que residen n’entornos rurales.

Les necesidaes y demandes de les muyeres que viven en grandes urbes nun son les mesmas que les que residen n’entornos rurales.

Nel mediu rural les muyeres tuvieron sometíes a los roles de xéneru patriarcales d’una manera muncho más visible que nes ciudaes, y la pallabra feminismu mírase con munchu noxu. Ye verdá que, nesi sen, ye pernecesaria una fuerte pedagoxía nestos territorios, pa tratar de construyir el que podría llamase “Feminismu rural”, qu’algame que la llucha seya de verdá un movimientu global de tresformación social, nel que toles voces tean representaes, y se visibilice la pallabra de toles muyeres y les realidaes qu’elles viven.

Nes zones rurales les muyeres fueron les grandes tresmisores del conocimientu. Conocen mui bien les plantes, los árboles y l’aprovechamientu que d’ellos pueden consiguir pala so alimentación. Tradicionalmente, elles dedicaron el so trabayu, amás de a les xeres del curiáu del núcleu familiar, a l’agricultura, ganadería, y tamién, al caltenimientu del monte. Esto quier dicir que defendieron fuertemente la so tierra de la esplotación abusiva que pretendía arrebatar el so mediu de vida, porque como plantega l’ecofeminismu, “el sistema capitalista atentó escontra la muyer y los territorios”.

Nel añu 2015, los líderes mundiales algamaron un compromisu pal desarrollu sostenible que ta plasmáu en 17 oxetivos. Los Oxetivos de Desarrollu Sostenible consisten en 169 metes a trabayar nos prósimos 15 años. L’oxetivu númberu 5 diz asina: “Algamar la igualdá ente los xéneros y empoderar a toles muyeres y les nenes”. Pa entamar taría mui bien saber qué entiende’l sistema por empoderamientu femenín. Munches muyeres nun tienen accesu a un sistema educativu de calidá, atención mélica, o, como en munches zones rurales, nun hai servicios básicos fundamentales. Romper estes barreres estructurales ye esencial pa llograr l’empoderamientu femenín a nivel global. Pero nun podemos nim queremos quedanos con un empoderamientu de segunda o tercera. Queremos el poder real, queremos tener presencia y representación propia nos procesos de toma de decisiones, y queremos que la voz de toles muyeres y nenes s’escuche, se tenga en cuenta, y que s’executen les nueses demandes pa consiguir una vida llibre que nun tea sometía a un réxime que mos tien preses.

Queremos el poder real, queremos tener presencia y representación propia nos procesos de toma de decisiones, y queremos que la voz de toles muyeres y nenes s’escuche, se tenga en cuenta, y que s’executen les nueses demandes pa consiguir una vida llibre que nun tea sometía a un réxime que mos tien preses.

Les muyeres debemos ser les protagonistes de la nuesa hestoria propia, pero siempre entendiendo ya incorporando la diversidá de los diferentes territorios y problemátiques asociaes dende la llucha colectiva. La muyer rural tuvo hestóricamente invisibilizada y nosotres debemos tratar de romper esto. Los sos problemes son los nuesos problemes, y los sos deseos tamién son los nuesos. Elles son les protectores de los paisaxes, les garantes del caltenimientu de la vida y les encargaes de curiar la tierra que mos alimenta. Debemos lluchar pol so drechu a ser escuchaes, y facer de les sos reivindicaciones la nuesa llucha. ¡Sororidá amigues, sororidá, pa impulsar la tresformación del mundu!

DSC_0059

Abrir/Cerrar comentarios

Responder

El to email nun va ser publicáu. Los caxellos riquíos tán marcaes *

Puedes usar estos códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>