CONSUMO RESPETO

 

Ya ha pasado más de un mes desde el 8 de marzo de 2018, un día en el que millones de mujeres y hombres de todas las edades, nacionalidades, etnias y clases sociales salieron a las calles de todo el mundo para pedir, no solo el fin de todas las discriminaciones que sufrimos las mujeres a diario, sino un cambio hacia una sociedad más justa e igualitaria. Y es que las mujeres hemos emprendido un camino en el que ya no hay marcha atrás, un recorrido hacia un mundo que se base en el reconocimiento y respeto de todos los seres que habitamos este planeta. Porque sin duda, el futuro será ecofeminista o no lo será.

 

La huelga de consumo fue uno de los pilares fundamentales de esta histórica movilización, que no solo pretendía evitar el consumo durante ese día, sino que aspiraba a generar una conciencia social para promover un cambio en nuestra manera de consumir como sociedad. Ya no hablamos de la violencia que sufrimos las mujeres en el consumo por el mero hecho de ser mujeres, puesto que llegamos a pagar casi un 30% más por el mismo producto que un hombre, sino que también queremos obtener una respuesta urgente a la terrible crisis ambiental que sufrimos, así como acceder a alimentos sostenibles, producidos por personas que valoran el territorio, el medio ambiente y reviven nuestras zonas rurales en unas condiciones laborales dignas.

Queremos obtener una respuesta urgente a la terrible crisis ambiental que sufrimos, así como acceder a alimentos sostenibles, producidos por personas que valoran el territorio, el medio ambiente y reviven nuestras zonas rurales en unas condiciones laborales dignas.

 

Debemos comenzar a examinar con lupa el uso que hacemos de nuestros carritos de la compra, ya que son nuestra herramienta para lograr la transformación de nuestro entorno cercano, y del mundo en general. Quizás no somos conscientes de las consecuencias que ocasiona nuestra manera de consumir. Con pequeñas acciones como comprar productos de cercanía, no solo estamos contribuyendo a generar riqueza y empleo en el medio rural, sino que también promovemos la reducción de la huella de carbono que se genera en esos largos transportes de productos desde países muy lejanos. Por otro lado, con este consumo de proximidad obtenemos una seguridad alimentaria que nos proporciona el conocimiento de la procedencia de estos productos, y valorizamos el trabajo de las personas que apuestan por cuidar nuestros ecosistemas, y vivir y revitalizar el medio rural.

Con pequeñas acciones como comprar productos de cercanía, no solo estamos contribuyendo a generar riqueza y empleo en el medio rural, sino que también promovemos la reducción de la huella de carbono que se genera en esos largos transportes de productos desde países muy lejanos.

 

El sistema capitalista ha atentado contra la mujer y los territorios, sobre todo los más vulnerables que sufren situaciones de extrema pobreza, y se aprovecha esta situación para agredir a sus poblaciones y ecosistemas a costa de abastecer los mercados de los países más ricos. Tenemos que empezar a asumir nuestra responsabilidad sobre los problemas ambientales y sociales, puesto que es un problema que nos afecta a todas las personas. ¿No es la escasez de agua, por ejemplo, algo que nos afecta a todas las personas del mundo? Todo esto comienza por un giro en nuestros hábitos de consumo, comprar aquellos productos que necesitamos, y que, además, valoran la justicia social, la ética, la solidaridad, la igualdad y la protección del medio ambiente. Aún estamos a tiempo de modificar la situación. Las personas, como consumidoras, tenemos en nuestras manos la posibilidad de lograr un cambio global, solo hace falta compromiso. ¡Pongámonos en marcha!

El sistema capitalista ha atentado contra la mujer y los territorios, sobre todo los más vulnerables que sufren situaciones de extrema pobreza, y se aprovecha esta situación para agredir a sus poblaciones y ecosistemas a costa de abastecer los mercados de los países más ricos.

IMG_7955

 

 

 

EDUCACIÓN AMBIENTAL: ¡TAMIÉN EN INVIERNO!

El pasado 26 de enero se celebró el Día Mundial de la Educación Ambiental, y coincidiendo con esta fecha más de 70 organizaciones entregaron un informe en el Congreso de los Diputados sobre los beneficios de incluir la educación ambiental en el Pacto por la Educación. La Educación Ambiental no solo tiene enormes beneficios para la salud, ya que su práctica se produce en entornos naturales al aire libre, lo que favorece el bienestar de nuestros niños y niñas, pero también de las personas adultas. Además, fomenta la capacidad de observación, capacidad auditiva, creatividad y la capacidad de análisis, entre otras, por no hablar del trabajo en equipo que se desarrolla con otras personas.

DSC_0009Las actividades de Educación Ambiental suelen tener su público principal durante la primavera. Esto es debido a que los colegios e institutos aprovechan el fin de curso para realizar este tipo de actividades con el fin de asegurar el tiempo, o bien por hacer una despedida grupal del curso escolar. Es una época propicia para este tipo de actividades porque se garantiza la climatología, y aún no aprieta el calor agobiante del verano. Desde Lláscara queremos romper esto y reivindicar que la Educación Ambiental es, y debe ser, para todo el año.

La Educación Ambiental no solo tiene enormes beneficios para la salud, ya que su práctica se produce en entornos naturales al aire libre, lo que favorece el bienestar de nuestros niños y niñas, pero también de las personas adultas. Además, fomenta la capacidad de observación, capacidad auditiva, creatividad y la capacidad de análisis, entre otras, por no hablar del trabajo en equipo que se desarrolla con otras personas.

Cada período del año tiene una importancia especial para dar a conocer nuestro entorno, y por ello, el invierno no iba a ser menos. Si bien durante el invierno las bajas temperaturas no nos ponen fácil las actividades al aire libre, un buen abrigo nos hará disfrutar de unos paisajes absolutamente asombrosos. La presencia de nieve en las montañas confiere una magia especial a estos territorios. Además, ¿por qué no convertir lo que puede ser un “problema” en un beneficio? La nieve nos permite observar mejor antiguos restos glaciares, analizar las formas del relieve y, lo más importante, recargar nuestros acuíferos, ríos y embalses. Además, ¿a qué no sabes cómo y porqué se forma la nieve? Pues estas son algunas buenas propuestas para comenzar.

El invierno es también un buen momento para disfrutar de nuestros bosques. Por un lado, podemos conocer y observar mucho mejor los árboles de hoja perenne (si, esos a los que nunca se les cae la hoja), ya que es una buena manera de aprender a distinguirlos cuando estamos comenzando en la práctica de la observación de la flora. Asimismo, también podemos aprender a identificar las especies de árboles de hoja caduca por sus troncos, cuando aún no han comenzado a crecer sus hojas, y ya tenemos algo de experiencia en ello. Un buen consejo para fijar todos estos conocimientos es llevar con nosotros un pequeño cuaderno de campo donde anotar todas las observamos que hagamos durante nuestras salidas.

Un buen consejo para fijar todos los conocimientos que aprendemos en la naturaleza es llevar con nosotros un pequeño cuaderno de campo donde anotar todas las observamos que hagamos durante nuestras salidas.

El invierno es también una oportunidad para la observación de fauna. Es cierto que hay especies que están más aletargadas durante este período, pero otras están más activas en este momento. Por ejemplo, aprovechando la ausencia de hojas en los árboles, es fácil apreciar algunas especies de pajarillos que están más activos buscando alimento. Pero al mismo tiempo, el invierno es un momento único para la observación de especies de aves invernantes que aprovechan nuestros humedales para descansar y buscar alimento. Aprovechando la ausencia de hojas es más sencillo contemplar algunas especies de mamíferos en nuestras montañas y ver sus rastros y huellas.

El invierno es un momento único para la observación de especies de aves invernantes que aprovechan nuestros humedales para descansar y buscar alimento.

El recurso rural es también algo esencial en Educación Ambiental. Es muy importante dar a conocer cómo se producen y de donde vienen nuestros alimentos, pero también averiguar quién está detrás de ello. La ganadería, la agricultura o la apicultura, entre otras actividades, tienen diferentes tareas a realizar en función de la época del año en la que nos encontremos. El invierno es quizás la época de menor trabajo en el campo, pero hay otras actividades importantes que hay que realizar para mantener las explotaciones agroganaderas. Observar los corderos recién nacidos corriendo por los campos es algo fantástico que todas las personas deberían experimentar.

Desde aquí, queremos reiterar nuestro compromiso con la Educación Ambiental y con los profesionales y compañeros que desarrollan este trabajo, no solo porque también forma parte de nuestro trabajo y nuestra vida, sino porque es la herramienta fundamental de concienciación ambiental y social. La Educación Ambiental es un pilar fundamental para contribuir a construir el cambio y lograr el tan ansiado desarrollo sostenible. Gracias a ella podremos luchar contra la pérdida de biodiversidad, el cambio climático o la deforestación, entre otros problemas ambientales. La Educación Ambiental es una herramienta fundamental para cambiar el mundo.

La Educación Ambiental es un pilar fundamental para contribuir a construir el cambio y lograr el tan ansiado desarrollo sostenible.

 

FEMINISMO RURAL

El 2017 ha sido el gran año de la mujer gracias a toda la colectividad de mujeres que hemos salido a la calle para reivindicar y luchar contra las grandes desigualdades que sufrimos día tras día, y a un sistema que pretende confinar nuestros derechos. Hemos gritado en hermandad que no tenemos miedo al abuso, que queremos que se acabe la discriminación y que aspiramos a destruir esta sociedad heteropatriarcal que nos quiere en silencio.

Sin lugar a dudas, cada día observamos como más mujeres se suman al activismo diario del movimiento feminista. Pero bien es cierto que este movimiento tiene una mayor presencia en el ámbito urbano que en el medio rural. En España, casi un 80% de la población reside en ciudades, por lo que se percibe que la voz de las mujeres rurales no está teniendo la misma presencia en los discursos de las reivindicaciones feministas. Las necesidades y demandas de las mujeres que habitan en grandes urbes no son las mismas que las que residen en entornos rurales.

Las necesidades y demandas de las mujeres que habitan en grandes urbes no son las mismas que las que residen en entornos rurales.

En el medio rural las mujeres han estado sometidas a los roles de género patriarcales de una manera mucho más notoria que en las ciudades, y la palabra feminismo se mira aún con reserva. Obviamente, es necesaria una fuerte pedagogía en estos territorios, para tratar de construir el que podría llamarse “Feminismo rural”, que logre que la lucha sea de verdad un movimiento global de transformación social, en el que todas las voces estén representadas, y se visibilice la palabra de todas las mujeres y las realidades que ellas viven.

En las zonas rurales las mujeres han sido las grandes transmisoras del conocimiento. Dominan el estudio de las plantas, los árboles y el aprovechamiento que de ellos pueden obtener para su sostén. Tradicionalmente, ellas han dedicado su trabajo, además de a las labores de cuidado del núcleo familiar, a la agricultura, ganadería e incluso al mantenimiento del monte. Esto implica que han defendido fuertemente su tierra de la explotación abusiva que pretendía arrebatar su medio de subsistencia, porque como plantea el ecofeminismo, “el sistema capitalista ha atentado contra la mujer y los territorios”.

En el año 2015, los líderes mundiales adquirieron un compromiso para el desarrollo sostenible que se plasmó en 17 objetivos. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible consisten en 169 metas a trabajar en los próximos 15 años. El objetivo número 5 dice así: “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”. Para comenzar estaría muy bien saber qué entiende el sistema por empoderamiento femenino. Muchas mujeres no tienen acceso a un sistema educativo de calidad, atención médica, o, como sucede en muchas zonas rurales, carecen de servicios básicos fundamentales. Romper estas barreras estructurales es esencial para lograr el empoderamiento femenino a nivel global. Pero no podemos ni queremos quedarnos con un empoderamiento de segunda o de tercera. Queremos el poder real, queremos tener presencia y representación propia en los procesos de toma de decisiones, y queremos que la voz de todas las mujeres y niñas se escuche, se tenga en cuenta y se ejecuten nuestras demandas para conseguir una vida libre que no esté subyugada a un régimen que nos tiene presas.

Queremos el poder real, queremos tener presencia y representación propia en los procesos de toma de decisiones, y queremos que la voz de todas las mujeres y niñas se escuche, se tenga en cuenta y se ejecuten nuestras demandas para conseguir una vida libre que no esté subyugada a un régimen que nos tiene presas.

Las mujeres debemos ser las protagonistas de nuestra propia historia, pero siempre entendiendo e incorporando la diversidad de los diferentes territorios y su problemáticas asociadas a la lucha colectiva. La mujer rural ha estado históricamente invisibilizada y nosotras debemos tratar de romper esto. Sus problemas son nuestros problemas, y sus anhelos también son los nuestros. Ellas son las protectoras de los paisajes, las garantes de la conservación de la vida y las encargadas de cuidar la tierra que nos alimenta. Debemos luchar por su derecho a ser escuchadas, y que sus reivindicaciones sean también nuestras. ¡Sororidad amigas, sororidad, para impulsar la transformación del mundo!

DSC_0059

LA REVOLUCIÓN DEL MEDIO RURAL EMPIEZA EN TU NEVERA

- ¡Qué pena! Todos los pueblos se están quedando sin gente

- Si. Tienes razón. ¿Y qué crees que se puede hacer para evitar eso?

- Pues no lo sé. Esto es una labor de nuestros políticos, pero como no se pongan las pilas,…mal irán nuestras zonas rurales.

- Pero algo podremos hacer, ¿no? ¿Dónde haces tú la compra, por ejemplo?

- Pues normalmente compro en el Alituerka, o en Cincafour, pero a veces también en Mercamuyer.

- Si, tienes razón. No podemos hacer nada por el medio rural que nos rodea.

“Lo más revolucionario que hay es tener un huerto”. Esta afirmación que personas como Vandana Shiva o Gustavo Duch llevan años reivindicando, refleja muy bien la situación actual en la que nos encontramos. Estamos ante un escenario en el que la población acude, con una frecuencia cada vez mayor, a grandes superficies para realizar su compra diaria. Este tipo de empresas tan siquiera comercializan producto local o de temporada, y especulan con el precio de los alimentos, dejando a los productores, en numerosas ocasiones, arruinados o malviviendo. Yo iría más lejos con esta reflexión: “lo más revolucionario que hay es consumir productos locales”.

Este post se iniciaba con una “hipotética conversación”, pero cada día más real y habitual. Siempre leemos en prensa, reportajes, documentales o en nuestras redes sociales, noticias sobre la agonía del medio rural español. Nuestrxs políticxs siempre lanzan medidas para tratar de revitalizar el sistema campesino, aunque siempre por medio de subvenciones y otro tipo de actuaciones que siguen esa misma folosofía, y para las que tan siquiera han contado o se han reunido con la población afectada. A mí me gustaría realizar una labor de investigación en la nevera de un representante político, sobre todo los que trabajan en medio ambiente y/o desarrollo rural. Deberían ser las primeras personas en dar ejemplo, en ayudar a que los pequeños empresarios agroalimentarios puedan vivir y trabajar en su territorio, pero sobre todo de su profesión, porque nuestros ganaderos, agricultores, apicultores, queseros,…etc., son los auténticos conservadores del paisaje. La nevera o la despensa es el arma que tenemos a nuestro alcance todas las personas para hacer la revolución. La nevera es la herramienta que podemos utilizar para que pueda prosperar el medio rural.

La nevera o la despensa es el arma que tenemos a nuestro alcance todas las personas para hacer la revolución. La nevera es la herramienta que podemos utilizar para que pueda prosperar el medio rural.

¿Alguna vez te has parado a mirar el origen de los alimentos? Últimamente está muy de moda analizar si los productos que estamos consumiendo contienen aceite de palma u otros ingredientes “nocivos” para nuestra salud. Esta técnica está muy bien, ya que es importante que comencemos a concienciarnos sobre alimentos perniciosos para nuestra salud y el medioambiente, pero hay otras variables que son igual de graves. Por ejemplo, compramos pescado, carne o frutas que vienen de América o Asia, y que llegan a nuestro supermercado a través de varios intermediarios, y que han sido comprados a los productores a precios irrisorios. No tenemos ningún tipo de garantía de calidad, ni seguridad alimentaria sobre esos productos. No tenemos ningún conocimiento sobre cómo ha sido su proceso de producción, o los agrotóxicos que se han utilizado a lo largo de su ciclo de producción, o para su conservación. En el mejor de los casos, suponiendo que ese producto tiene un sello o un certificado ecológico, ¿nos hemos parado a pensar la huella de carbono que ha generado ese producto hasta llegar a nuestro hogar? Es como si esos pequeños detalles fueran nimiedades que no nos afectan directamente, y preferimos no pensar en ello y obviarlo.

Si, amigxs, comprar productos directamente al productor, o en tiendas de cercanía, de confianza, y que apuesten por el comercio local es un acto revolucionario. No necesariamente es pagar más por un producto, ni tampoco es evitar intermediarios para ahorrar dinero, sino es apostar y confiar en que el productor obtenga su precio justo, y que esa persona consiga una dignidad laboral. Es luchar por fijar población en el medio rural y fomentar la producción de variedades locales y razas autóctonas que se encuentran en peligro de extinción, y que, a su vez, estas actividades agroganaderas, beneficien a los ecosistemas, a los paisajes, a la biodiversidad y a las personas que mantienen y conservan nuestras aldeas.  Desde un punto de vista egoísta del ser humano, significa poder disfrutar de territorios vivos y cuidados en nuestro tiempo libre. Lo más importante, se trata de saber lo que compramos y lo que comemos, de obtener una seguridad alimentaria que nos certifique que no nos estamos envenenando a nosotros mismos, ni que estamos perjudicando el planeta en el que vivimos, y que dejaremos a nuestras futuras generaciones. Este es uno de los actos de amor incondicional más noble, y de respeto a nuestro entorno más cercano. Estamos impulsando una cadena de buena voluntad que comienza en nuestras casas, donde nuestras neveras y despensas nos recuerdan que gracias a nuestras pequeñas acciones podemos llegar a hacer grandes cosas.

Estamos impulsando una cadena de buena voluntad que comienza en nuestras casas, donde nuestras neveras y despensas nos recuerdan que gracias a nuestras pequeñas acciones podemos llegar a hacer grandes cosas.

IMG_3165

La Educación Ambiental también es para el verano

El verano es la época del año en la que más visitantes reciben las playas, los espacios naturales protegidos y los entornos rurales. Los viajeros, aprovechando sus descansos y vacaciones, invierten su tiempo libre en descansar y descubrir nuevos territorios. Pero, ¿por qué no aprovechar esta circunstancia para tratar de lanzar mensajes a la población sobre nuestro patrimonio natural y el valor de su conservación?

El primer punto en el que quiero detenerme son las playas y los sistemas dunares. Quizás, porque estos ecosistemas son los que mayor impacto reciben durante la época estival. El medio litoral está compuesto por diversos ecosistemas, muy frágiles y sensibles a alteraciones antrópicas. Las dunas son barreras naturales que sirven de protección natural, pero también son almacenes de arena para que podamos disfrutar de un día de relax en la playa. ¿Saben esto los turistas? ¿Por qué no aprovechar el flujo masivo de visitantes para conocer su importancia? Una actividad lúdica con niños y niñas o un panel interpretativo para conocer la flora invasora, las especies de aves, la biodiversidad en peligro de extinción o el valor de no tirar basuras en un espacio tan sensible sería básico para conocer, valorar, respetar y defender el entorno que se está visitando, y otros similares. Sin duda, estamos perdiendo una gran oportunidad de concienciación ambiental.

TazonesLos Parques Nacionales, Parques Naturales o Reservas de la Biosfera son también espacios que reciben multitud de visitantes diarios en verano. Algunos, incluso, por encima de su capacidad de acogida, lo cual puede dañar el paisaje de una manera irreversible, e incluso causar daño a la población local, en lugar de beneficios. En estos territorios, por un lado, debemos maravillarnos con la espléndida biodiversidad y geodiversidad que salvaguardan, y por otro, también del paisanaje que ha sabido conservar este patrimonio. Las entidades públicas promocionan muy bien estos espacios, pero por qué no también ayudar a conocer las especies de flora y fauna más emblemáticas que albergan, o los materiales de los que está compuesto el espacio protegido. ¿Por qué no promocionar y promover el consumo de productos locales? La educación ambiental debe ir de la mano del desarrollo rural, porque si una zona queda deshabitado estamos perdiendo siglos de historia, de cultura y de conocimiento autóctono del territorio. Estaremos perdiendo a nuestros indígenas.

La revolución empieza por pequeñas cosas, en pequeños lugares, y con “mucha gente pequeña haciendo muchas pequeñas, pero grandes cosas”. El verano es la perfecta oportunidad para que los mensajes de los árboles, las plantas, las rocas, los animales, los indígenas o los paisajes lleguen a los visitantes. La educación ambiental también es para el verano.

Con la premisa que todos los y las educadoras ambientales tenemos de que sólo se puede proteger y conservar aquello que se conoce y se valora, el verano es una excelente oportunidad de cambiar el mundo. Hay aspectos de nuestro entorno en los que que las personas nunca nos habíamos fijado, quizás porque nadie nos lo enseñado o hablado sobre ello. Por ello, esta época se presenta como un excelente momento para la metamorfosis. La revolución empieza por pequeñas cosas, en pequeños lugares, y con “mucha gente pequeña haciendo muchas pequeñas, pero grandes cosas”. El verano es la perfecta oportunidad para que los mensajes de los árboles, las plantas, las rocas, los animales, los indígenas o los paisajes lleguen a los visitantes. La educación ambiental también es para el verano.

Ella

Ella llegó a este mundo cuando los árboles se despertaban de su dulce letargo invernal. Los raitanes y los malvises, animados por los cada vez más intensos rayos del sol, llenaban de júbilo las mañanas con sus alegres cantos de cortejo. La naturaleza inauguraba un nuevo ciclo de vida. El fragor de la metralla, y los gritos de sufrimiento comenzaban a extinguirse, aun así, había días grises en el firmamento, y las algarabías podían escucharse a varios kilómetros de distancia. Lo que se aproximaba no parecía esperanzador, pero la vida no era una elección en aquella época. Era una dura prueba que había que superar cada minuto todos los días.

Sus primeros años de vida fueron totalmente instructivos, en el que los juegos y vivencias infantiles eran más bien anecdóticos. Primero comenzó su formación reglada, para aprender lo básico que necesitaba para la vida, es decir, a leer, escribir y realizar cálculos matemáticos sencillos. La siguiente fase, y la más importante, la formación no reglada, cuya primera lección fue la de mantenerse al margen de todo lo que estaba sucediendo a su alrededor. Ella debía ser “políticamente correcta”. Ella se formó como economista, contable, maestra, enfermera, cocinera, comercial, experta en logística, diseñadora de moda, ganadera, ecóloga, agricultora, gestora de residuos, ingeniera forestal,…, Sin llegar a conseguir ningún título sabía más que cualquier universitario, porque eran lecciones que el laboratorio de la vida y la escuela del tiempo le habían enseñado. Sin lugar a dudas, su formación más exigente y compleja fue la de mujer y madre, porque ese debía ser su fin principal. Años después emprendió su primer trabajo en prácticas. Su jornada comenzaba a las 6 de la mañana, atendiendo las necesidades de sus padres, abuelos, hermanos o sobrinos. Ella debía estar muy atenta a todas las necesidades de cada uno de los miembros de la unidad familiar, pero también del cuidado de la casería. Ella siempre tuvo mucho trabajo, pero nunca pudo acceder a un empleo, porque a lo largo de su vida, hasta que enviudó, no recibió ninguna remuneración por el desarrollo de sus múltiples tareas y obligaciones.

Y entonces llegó él. En aquella época la elección de un marido era un mero trámite, ocasionalmente impuesto por un entorno social atemorizado de que ella “se quedara para vestir santos”, y más cuando eres la última hija casadera de tus 12 hermanos, y recae sobre ti la responsabilidad de velar por el cuidado de tus padres. La vida no parecía que fuera a cambiar a mejor, sino que se iba haciendo cada vez más cuesta arriba. Como a la inmensa mayoría de los hombres del valle, a él toco entregarse a la mina y abandonar la economía campesina tradicional, lo que les podía asegurar unos escasos ingresos diarios, aunque fuera a cambio de arriesgar su vida todos los días. Primero a Clavelina, luego a Les Abeyes, más tarde a Polio, y así cambiando de “chamizu” según le encomendaba el patrón. Ella desconocía si al final del día, cuando los últimos rayos de sol alumbraban la aldea, él volvería a su hogar. Porque en aquel tiempo las entrañas de la tierra ardían, y muchos compañeros nunca regresaban. De hecho, ya había perdido la cuenta de todas las compañeras a las que había consolado y ayudado alguna vez en la vida. Solas, con varios hijos, y sin ningún tipo de ayuda económica. Pero no había tiempo para preocupaciones ni lamentos, porque ella asumió con resignación la gerencia del núcleo familiar y la casería. Ella era una auténtica superviviente. Una verdadera heroína, sin capa ni antifaz, y a la que, aun así, la historia nunca reconocerá.

Ella primero fue hija, luego mujer, a continuación madre, más tarde abuela, y, por último, viuda. Muchos títulos adquiridos a lo largo de la vida, pero, ni ella misma, ni la sociedad, la reconocieron alguna vez como “simplemente ella”. Ella no sabe lo que es el feminismo, ni las contribuciones de Simone de Beauvoir o Clara Campoamor a la historia de la emancipación de la mujer, a su historia. Tampoco tiene el menor interés en conocer todos estos detalles, y claramente le es indiferente. Nunca necesitó ir a manifestaciones, porque “eso no va con ella”, pero sus mensajes de libertad calaban en su entorno como la densa lluvia hace que se desarrollen los cultivos con fuerza y vigor. Ella nunca percibió que con sus palabras, no solo estaba cambiando su alrededor, sino que estaba transformando el mundo. Del mismo modo, ninguna vez intuyó que su capacidad de supervivencia ante la adversidad fue una inspiración para muchas mujeres. Todo un ejemplo de lucha y superación.

Ellas, luchando en comunidad, conformaron una época ejemplarizante de solidaridad y unión en el valle, porque su batalla era la misma, y su apoyo y alianza era clave para salir adelante, juntas, como compañeras y hermanas. No tuvieron ningún miedo, porque no pensaban en ellas, sino que simplemente anhelaban y soñaban con una vida mejor para las que veníamos detrás. Para que nosotras pudiéramos decidir y elegir libremente, y que eso nos pudiera aportar un futuro mejor. Para ser “simplemente nosotras”.

 

DSC_0059

 

Escrito en Turón el día 14 de abril de 2017

Homenaje a la mujer rural del Valle de Turón. Porque “ella” no es una única mujer, sino que sois todas las mujeres que habéis luchado por nuestro presente/futuro y nuestra libertad.

ENTREPRENEURSHIP AND SOCIAL TRANSFORMATION

Currently we live a confusing work period, in which the solution to opt for a paid work seems to be through self-employment. In recent times, the words entrepreneur and/or entrepreneurship seem to be trendy; it is the same way to say, to start-up a business project. But recently, this has taken a 180-degree turn, as more and more people choose to undertake an activity but also to generate social benefits and/or environmental improvements in their direct territory. I was recently asked, “How do you see yourself in a future in your work?” My response was overwhelming, and without needing to think too much, perhaps in a utopian way, but convinced of it, I replied: “Transforming the world.”

I was recently asked, “How do you see yourself in a future in your work?” My response was overwhelming, and without needing to think too much, perhaps in a utopian way, but convinced of it, I replied: “Transforming the world.”

There is a growing number of companies that want to be sustainable, and this will only be achieved by working directly with people: customers, society, employees or, suppliers, among others. At the end, companies that are struggling for a social change are sustainable companies, understanding this as the threefold result: economic, social and environmental. What do we want people who are dedicated to the so-called “social or sustainable enterprise?” We want that with our services, products or activities, we achieve a fairer and more equitable environment, where there are opportunities for everyone, integrating all social groups, but also promoting ambitious measures that support an environmental protection and the fight against climate change.

Very nice and very utopian… but is this real or are you an NGDO? Yes, this is real, and nobody working in social entrepreneurship are an ONGD’s. Although we must recognize that it is harder to start this kind of business model, because to start up it, first of all is that every person who makes up the team must have a decent salary, or an equitable distribution of profits. If this premise is not met, then it is not a sustainable company,  and much less wants to promote a social change. On the other hand, I am not going to apologize for wanting to make a  living, that is, I carry out environmental consultancy services, sustainable tourism, technical assistance for rural development, environmental education,… among others. These are services that, for certain individuals or groups, should be made for free. Well, NO. It is my job. The time invested in preparing the activities, in visiting the territories, in investigating strategies that promote the social and economic development of a territory,… All of this involves a great effort and a great knowledge associated, and all people need money to live. That I have decided to put into practice in my work a philosophy of life does not mean that I have to do it for free.

Yes yes! This is beautiful, but put me practical examples! Well, imagine a food company that decides to pay the fair price to its suppliers, bet on the sale of products of Km0 and/or ecological and avoid the use of plastic bags among its customers. Or a company that forms and works women with difficulties to access to the labour market (for whatever reason), or people with disabilities. Let’s take the case of a beekeeping company that only sells the honey produced by their bees (if possible in a nearby area), without pesticides or fertilizers, worrying about the local biodiversity and restoring the cultural heritage associated. Or, on the other hand, companies that take advantage of the collection, cleaning and transformation of waste, used oil, to generate by-products giving a second chance to these remains that would end up buried or incinerated. Finally, a travel agency that promotes responsible and social trips among its clients, with activities committed to the territory visited and paying fair prices to its collaborators. All these examples, and many more, exist, are real and profitable, and could be offered a detailed explanataion on each experience described.

Social or sustainable entrepreneurship is a double opportunity. On the one hand, we are generating an economic benefit, not only for ourselves, but also to our employees, collaborators or suppliers. On the other hand, we strive to improve our territories. We work to change the world. The only thing we ask for is to favor the existence of public policies that help and support this type of organizations, not only with access to sources of funding, but with visibility, with free public counseling centers, with information or with incentives for entities that promote a social and environmental well-being of the population. Simply, do not put us in trouble when someone wants to start up a work activity that involves sustainable purposes.

 

The only thing we ask for is to favor the existence of public policies that help and support this type of organizations, not only with access to sources of funding, but with visibility, with free public counseling centers, with information or with incentives for entities that promote a social and environmental well-being of the population. Simply, do not put us in trouble when someone wants to start up a work activity that involves sustainable purposes.

THE SUSTAINABILITY OF THE "SUSTAINABLE CONCEPT"

Sustainability and Greenwashing

Nowadays, there is no doubt that we are being bombarded with the term “Sustainability“. Everything around us seems more sustainable than ever: our food is sustainable, tourism is also sustainable, the new buildings being built are sustainable, mining is sustainable and many multinational companies are also sustainable. But what does this term mean?

For a large part of the population, sustainable is synonym for ecological, organic or “environmental friendly,” and this is something that I do not think is right. If we look at the definition offered by the the Royal Spanish Academy Dictionary, it says: “especially in ecology and economics that can be maintained for a long time without depleting resources or causing serious damage to the environment Sustainable Economy/Development”. In my point of view, according to this definition, there is a lack of very important issues.

The origin of the sustainable concept arose in the 1980s, analyzing the environmental problems that were being detected at that time, but also what was happening in society, and their relationship and responsibility with them. According to experts, sustainability is “to meet current needs without compromising the ability of future generations to meet their own needs, ensuring the balance between economic growth, environmental care and social welfare.” That is, sustainability should not only care for, respect and preserve the environment, but sustainability must be social, environmental and economic. This is known as the Triple Sustainability Theory.

And here comes to my head the word “Greenwashing“, a word I repeat very often lately. Because this is the general view that large corporations want to cause to citizens, but also to the society in general, which is reflected very well in the numbers: amount of tons of CO2 that we compensate, because we are very concerned and worried about climate change; Money we donate for biodiversity conservation campaigns; Kilograms/tons of materials we recycle or reuse. All these examples, of course, are necessary and urgent, but these actions do not make us more sustainable, if we forget and move away from the other pillars of sustainability.

There would be many issues to comment or criticize as well, and possibly this will require several (or many) articles, but I want this to be a first general approach to this concept. Environmental sustainability, as we see, “is dominated”, but what about the other two pillars of sustainability? Economic sustainability and social sustainability. Undoubtedly, we live in a world with high poverty rates where millions of people are dying of hunger; We see great wage and social inequalities every day; Discrimination based on gender, race or sexual status; Populations without access to water and sanitation; and production and consumption are not responsible. Does not this also take part in sustainability?

Just to cite a few of examples, the most mediatic, controversial and bleeding case is the case of “Las Kellys”, the hotel maids. These women are in charge of cleaning up hotels, receiving for this chore an income that rarely exceeds € 2 per room. Many of these hotels belong to large international hotel chains, with a Corporate Social Responsibility department that is responsible for highlighting their social and environmental commitments, praising their economic solvency. In addition, some of these (luxurious) accommodations have some type of seal or distinction as a Responsible or Sustainable Tourism Company. And what happens with “The Kellys”? Do not count for this type of commitments or certifications?

We are more than 7 billion people in the world. It is estimated that by 2050 we will be 9 billion. That’s nothing! Without a doubt, the (whole) environment is our great task, but the people around us: our employees, customers, collaborators or suppliers, are not yet on the to-do list.

Let us be responsible, sustainably responsible!

HAPPY NEW YEAR 2017! INTERNATIONAL YEAR OF SUSTAINABLE TOURISM FOR DEVELOPMENT

Feliz 2017

At the end of the year 2015, the UN General Assembly declared the year 2017 as the International Year of Sustainable Tourism for Development. This recognition is not only intended to value the importance of this economic activity, but also to involve tourists, touristic companies and public companies, to help them become aware of the need to promote and develop it in a responsible way.

Tourism industry is the main economic engine of many territories. In Spain it represents almost 12% of GDP. This means that urgent studies about the reception capacity of the destinations should be carried out to avoid massive flows of visitors. The natural and cultural heritage is not a renewable resource, and therefore, we may not cause damage to the landscape, nor to cause inconvenience to people who live in these destinatios, as happened in many rural areas.

Another important issue when we practice a Responsible Tourism is to become aware of the identity of the area visited, that is, discover the local culture, history and traditions; taste the local gastronomy; experience everything that makes unique a territory; But, above all, to respect to the maximum the landscape and the inhabitants. This is a way to promote the knowledge of the cultural heritage, but we will also be guarantors of its conservation and protection.

We hope that the declaration of the year 2017 as International Year of Sustainable Tourism for Development will be the first step for the Responsible Tourism not to remain in an exceptional practice. We are confident that this recognition will be the basis and the driving force to ensure that all people that work in the tourism sector are involved in the fighting for to be strengthened the three pillars of sustainability (economic, social and environmental). Because if people work for the common good, then, we will change the world.

From Lláscara we wish you a Merry Christmas in the company of your loved ones, a Happy New Year full of happiness, Environmental Education, Ecotourism and authentic experiences.

Thanks for joining us!

Ecoturismo en Asturias

THE GEOLOGICAL HERITAGE AND ITS POTENTIAL AS TOURISTIC RESOURCE

If we make a population survey on how many people have ever done Geological Tourism, surely few people will answer yes. On the other hand, if the question were “Have you ever been to El Teide, Lagos de Covadonga, La Garrotxa, Costa Vasca, Monfragüe,…? Then, millions of people would answer yes. It can be said that you have done Geological Tourism, although nobody has ever explained you it, and for that reason, you did not know it.

 

Geological Tourism, which is not the same as Geotourism, is a way to enjoy the landscape in all its splendor. It is about understanding how relief, rocks and fossils are formed, among other geological resources. It is a way of knowing our history. A history of almost 4.600 million years and the evolution of our landscapes. Undoubtedly, geology is basic for understanding and enriching some concepts and activities on flora and fauna (the soils on which plants are developed and the trees, and the rocks in which some mammals and birds live). But it is also important to discover the ethnographic and monumental heritage. The Geological Heritage is a cross-cutting discipline focused on our history. Why and when do we forget about this resource with such a great interpretative potential?

 

Salto del Gitano. Parque Nacional de Monfragüe

Salto del Gitano. Parque Nacional de Monfragüe

 

Geological Tourism is not the same as Geotourism

 

Spain is an outdoor laboratory. Some destinations have already made a strong commitment by a strategy of Geological Tourism. Throughout our territory, including the islands, we can find a great and diverse variety of geological heritage of all periods of our history. Some of these territories have an international scientific relevance. An example of these destinations are the Geoparks, a figure sponsored by UNESCO in the world. Spain already has 11 geoparks, 2 of them in the Canary Islands. The strategy developed in the Geoparks is Geotourism, although these protected spaces, undoubtedly, are the best place to practice Geological Tourism. They have self-guided itineraries and activities guided by experts to visit and discover the local geological heritage.

 

The Dinosaur Coast (Asturias)

The Dinosaur Coast (Asturias)

 

If the Geological Heritage is so varied and interesting, why does not it have as much notoriety as another type of tourism practiced in the natural environment, such as Ornithological Tourism? From my point of view it is easy to explain: Geological Tourism falls short of good heritage interpreters. Everyone remember at school that incomprehensible explanation about Plate Tectonics. That memory has marked our youth and when we hear talking about “geology” that remembrance comes to our memory. This is summarized in that there are no good disseminators of geology, nor a professionalization of this discipline. Instead, when we are conscious of consuming this tourism, completely sustainable and responsible with our environment, moreover it is about learning to read our landscape, we love it. It is like discovering a new world. It is learning and understanding our surroundings. And that, all people fascinate it.

 

Cataratas de Pulhapanzak (Honduras)

Cataratas de Pulhapanzak (Honduras)

 

The Geological Tourism should be an innovative and sustainable strategy of the territories. This resource, in addition to valuing our heritage, promotes its conservation, and, moreover, has a great potential as a resource in Environmental Education. It is, therefore, a Sustainable Tourism that can promote the creation of employment among the specialists in Heritage Interpretation. In addition, these large disseminators have the ability to transport us to a time completely unknown, in which the landscape, biodiversity, and even the climate, are totally different than today. A journey through a time that awakens our senses, imagination and creativity. This is what tourism sector calls Experiencial Tourism, with great possibilities to grow.

 

The Geological Tourism should be an innovative and sustainable strategy of the territories

 

The Ethnographic Heritage is a great resource for interpret the geology of the environment

The Ethnographic Heritage is a great resource for interpret the geology of the environment